“No es tu sexo lo que en tu sexo busco
sino ensuciar tu alma:
desflorar
con todo el barro de la vida
lo que aún no ha vivido”
Diario de un seductor
“El que no ve” 1980
Leopoldo María Panero