Diferente

Nunca supe describirla.

Se escapaba a cualquier posible definición.

Imposible encontrar palabras para dibujar su risa, sus ademanes, sus tonterías, su alegría o esa forma de llorar desconsolada, como si de una niña se tratase.

Sencillamente, era diferente.