Lemon

Parecía que nunca iba a tener fin ese atronador ruído.

Y, de repente, cesó.

Como cesan las tormentas de verano. O el insolente viento.

Y, con el silencio, se borraron mis recuerdos.

Como si jamás hubiesen existido.